Es tan difícil afrontar las despedidas, cuesta tanto renunciar a la vida, a estar con los que amamos, que sorprende ver la aceptación que consiguen alcanzar  algunos enfermos terminales.

Como Nick Magnotti, un joven de 27 años enfermo de cáncer de apéndice desde los 24. Tras tres años de lucha y muchas sesiones de quimioterapia, los médicos le dicen que ya no hay manera de frenar el avance del cáncer. Así que Nick decide abandonar la quimio para disfrutar todo lo posible de los últimos meses con su mujer y su hija de siete meses.

Y es en este momento cuando graba un vídeo para su pequeña, para que le pueda conocer y saber que su padre la amó tan profundamente que se sentía afortunado incluso en las peores circunstancias.
En este vídeo, Nick no solo no lamenta su suerte, sino que hace hincapié en hasta qué punto se siente feliz por poder disfrutar al máximo cada momento antes de morir, ya que a diferencia de lo que ocurre con las muertes repentinas él puede planificar su vida y hacer todo aquello que desee con su pequeña.

Vídeo del padre enfermo de cáncer a su bebé